Armonizar el flujo de energía

Este ejercicio es eficaz para restituir el equilibrio energético y conseguir que fluya y se canalice correctamente la energía a través de los chacras, por medio del refuerzo y la ayuda que les confieren los cristales que les son afines. Se colocan los cristales de abajo hacia arriba, en el sentido que fluye la energía, colocando un cuarzo ahumado en el primer chacra; luego un jaspe sanguíneo en la ingle derecha y un ópalo sobre la izquierda; después, a la altura del ombligo un topacio; en el chacra del corazón un cuarzo rosa; sobre la garganta una turquesa; en el centro de la frente una malaquita azul y, finalmente, encima de la coronilla una turmalina, con uno de los vértices orientado hacia la cabeza y el otro al exterior. Al cabo de 15 minutos, manteniendo la misma postura del paciente, se retirarán los cristales y se volverán a colocar en sentido inverso. Esta sesión debe repetirse cada dos meses y en modo especial cuando se observe la aparición de problemas en el avance de la terapia. En el caso de no disponer de alguna o algunas de las piedras mencionadas, éstas se pueden sustituir por cualquier otra gema afín al chacra con el que se vinculan. Déjate guiar por la intuición para saber qué cristales son más armónicos con el paciente.

Posts Relacionados :

Te Puede Interesar

Leave a Comment