Amuletos

Se conoce sobre el uso de amuletos en todo el mundo, al parecer, derivado de una creencia antigua que indica que los mismos pueden proteger contra el mal; estos objetos parecen ir y venir con la moda, ya que varían en diseños y formas, pero siempre con el mismo propósito.

La palabra amuleto se deriva del latín amoletum, que significa “los medios de defensa”; se han descrito tres tipos principales de amuletos:

  • Los que ofrecen protección y suerte.
  • Los que proporcionan tratamiento preventivo a enfermedades.
  • Los que curan enfermedades.

Dependiendo de la cultura, los amuletos han adquirido varias formas dependiendo de la función que se les atribuía; por ejemplo, los egipcios portaban figuras de ojos para proteger la salud, y los árabes llevaban oraciones escritas en pequeños trozos de papel para conseguir el favor de Dios.

A través de la historia, se ha notado que los símbolos más utilizados para los amuletos son las figuras fálicas y los ojos. Se piensa que los ojos tienen la capacidad de alejar a los espíritus malévolos; en tanto que los símbolos fálicos, son los más usados para alejar el mal de ojo y/o promover la fertilidad.

Utilizar un nombre sagrado o números como amuleto, indica que se quiere lograr la protección y la suerte en general; asimismo, son utilizados para la invocación de espíritus.

La mayoría de las culturas señalan que sus libros sagrados (Biblia, Corán, Torah, etc.) poseen poderes protectores.

En la actualidad es muy común ver personas portando todo tipo de amuletos en forma de joyería, o como complemento de su vestimenta; con el principal propósito de la protección.

 


Te Puede Interesar

Leave a Comment