Alquimia China

El origen de la alquimia China es desconocido; sin embargo, 2 siglos antes de su aparición en los escritos griegos, ya habían historias de la antigua China, que relataban algunos procesos alquímicos.

La evidencia indica que la alquimia fue practicada en China en el siglo IV antes de Cristo por Dzou Yen, esto se descubrió gracias a una ley escrita contra la falsificación del oro por métodos alquímicos. Como se aplicaron castigos muy fuertes a este delito, se utilizaron los procesos alquímicos para obtener la longevidad.

Luego, los emperadores contrataban a los alquimistas para que utilizaran el oro y la plata en la búsqueda de remedios para la longevidad, pero lo único que encontraban eran disminuir sus arcas de riqueza, pues ninguno de los especialistas demostró una fórmula confiable que pudiera llevar a cabo ese cometido.

Una de las maneras para poner a prueba las fórmulas que se creaban, era dárselas a un perro para ver los efectos que tenía sobre el mismo; algunos de los maestros alquimistas por “honor” tomaban de la fórmula fallida y morían. Por otro lado, algunos de sus ayudantes seguían su mismo destino, mientras otros preferían seguir investigando para encontrar el elixir de la inmortalidad.

Desde la alquimia, la mayoría de los chinos se refieren a la consecución de la longevidad y la inmortalidad, y esta es una de las bases del Tao; esta filosofía tiene que ver con estar en armonía con el Universo, y esta armonía se logra a la par del desarrollo de los dones espirituales. Es así como la alquimia era uno de esos dones, y había que utilizar sus recursos para alcanzar la inmortalidad.

Si bien este método tuvo su auge, unos siglos después la alquimia China había sido casi abandonada, pues la búsqueda de la inmortalidad física fue sustituida por una búsqueda espiritual y mística.


Te Puede Interesar

Leave a Comment