Alexander Sanders (parte 2)

Durante la década de 1960 Alexander se unió a Maxine Sanders Morris, y ella se convirtió en su sacerdotisa. En 1967 se casaron en una ceremonia civil y se mudaron a un apartamento cerca de Notting Hill Gate en Londres, en donde celebraban aquelarres y daban clases de brujería. Muchos seguidores se acercaron a ellos.

La proyección de Sanders a la luz pública nacional resultó de un artículo de un periódico sensacionalista en 1969 que condujo a una biografía idealizada “el Rey de las Brujas”, y luego a la película “La Leyenda de las Brujas”; todo lo cual llevó a la publicidad en los medios, apariciones en talk-shows y eventos públicos.

Sanders apareció con frecuencia en las fotos de rituales vestido sólo con un taparrabos, mientras que las brujas que lo rodeaban estaban desnudas. Su explicación de ello implicaba que el brujo mayor de un aquelarre debe estar separado de los demás y ser identificable fácilmente.

Fue en la vista previa de la película “La Leyenda de las Brujas” que Sanders conoció a Stewart Farrar. Farrar estaba impresionado con Sanders. Él -un cronista del semanario Reveille- estaba trabajando en una historia sobre la brujería moderna y acudió a una iniciación la que Sanders lo invitó. Farrar quedó impresionado con la ceremonia, tanto que que más tarde fue iniciado por Maxine Sanders.

La extravagancia de Sanders irritó a mucha gente y parecía ser una causa para que recibiera muchas críticas.

Ningún investigador objetivo puede decir si las críticas dirigidas a Sanders son ciertas o no. Algunos afirman que Sanders había plagiado parte de su material, aunque es preciso señalar que esta crítica se produjo después de que la publicidad de Sanders estaba en su apogeo. Se dice que él tomó el material del libro escrito por los ocultistas Eliphas Levi y Franz Bardon.

La pareja Sanders se separó en 1971. Sanders se trasladó a Sussex, mientras que Maxine se mantuvo en Londres donde continuó ejecutando el aquelarre y la enseñanza de la Orden, y cuidando a su hijo recién nacido Victor.

Sanders vivió recluido hasta su muerte en Beltane. Falleció el 30 de abril de 1988, después de sufrir de cáncer de pulmón.

Incluso en su muerte Sanders generaba controversia. Se mostró una grabación en su funeral en el que Sanders declaró que era Víctor quien debía sucederle como rey de las Brujas. Según su madre, Maxine, Víctor no quería hacerlo, y se había mudado a los Estados Unidos.

A pesar de su vida complicada y poco conocida, no se puede negar que Alexander Sanders dejó un gran legado en las brujas modernas y hasta el día de hoy, muchas personas como Stewart Farrar, sienten que Sanders hizo importantes contribuciones a la Orden de la Brujería.


Te Puede Interesar

Leave a Comment