Afrodita

Afrodita

Afrodita era la diosa griega del amor, pero a diferencia de su contraparte romana Venus, no sólo del amor sexual sino también del afecto y de todos los impulsos que son básicos para la vida social.

Una leyenda relativa a su nacimiento podría explicar por qué estas virtudes le fueron atribuidas. Cuando Cronos cortó el falo de Urano con una hoz, arrojó el miembro al mar, donde flotaba entre la espuma blanca. Dentro de la carne divina surgió la diosa madura, a quien los griegos llamaron Afrodita “la que vino de la espuma”; esta fue la forma en que llegó al mar de Chipre, donde dos importantes santuarios fueron construidos en Paphos y Amathos, este último está dedicado a la forma de barba que recuerda al asirio Ishtar.

Sin embargo -según otros- a pesar de la leyenda anterior, Afrodita recorrió el camino inverso: ella vino de Chipre, una isla bajo la influencia de Asia occidental desde los tiempos más remotos. Era competencia de Hera, la madre tierra indígena y esposa de Zeus, que la llevó a especializarse como una diosa del amor.

Debido a que Afrodita era la diosa del acto de amor, fue retratada -según la costumbre de la época- como una figura envuelta, sosteniendo en su mano una paloma, su ave favorita.; arededor de ella estaban sus criados (especialmente las Gracias y las Horas). Ella era representada flotando en el mar con las Nereidas y todas las deidades menores a su alrededor.

Siendo la diosa del amor, el mito indica que Afrodita tuvo muchos amantes, pero el más conocido fue Adonis; tanto así que cuenta el mito que luego de la muerte de éste, en su honor Afrodita fundó un culto funerario, que se celebra cada primavera por las mujeres sirias y se extendió por todo el mundo antiguo. Las semillas se plantadas en floreros y eran cuidadosamente regadas con agua tibia. Estas plantas brotaban rápidamente, pero morían rápido; se les conocía como “los jardines de Adonis”.

Afrodita fue una esposa infiel a Hefesto, el dios herrero cojo , y tuvo varios hijos de Ares, el dios de la guerra. Como se describe en la Odisea, Afrodita se convirtió en la amante de Ares, por lo que el sol -que puede verlo todo- lo comunicó a Hefesto, quien decidió vengarse. Colocó un invisible alrededor de la cama de su esposa, que se cerró sobre la pareja culpable y los dejó completamente indefensos. Luego Hefesto hizo señas a todos los dioses para venir a ver a la pareja atrapada, todos se rieron, excepto Poseidón, quien prometió una expiación apropiada en nombre de los dioses. Sólo entonces Hefesto liberó a la pareja.

En otra ocasión Afrodita desarrolló una gran pasión por Anquises, un príncipe troyano que vigilaba sus rebaños en el monte Ida. Ella deseaba que él se enamorara de ella, y fue a él, afirmanado ser la hija del rey de Frigia, que había sido secuestrada y abandonada en la ladera de la montaña por Hermes. Anquises se deslumbró con su belleza y comenzaron a ser amantes, luego, Afrodita se decubrió ante Anquises y le prometió dar a luz un hijo que tenía un gran destino. Este hijo era Eneas. Sin embargo, Afrodita le prohibió a Anquises decirle a nadie de su amor. Anquises guardó su secreto hasta que una noche, estando borracho, lo divulgó. Cuando Zeus se enteró castigó a Anquises, pues dormir con una diosa era un privilegio costoso para cualquier mortal, según algunos, ya sea haciendo lo cojo o privándolo de su vista.

Se alega que Afrodita provocó la guerra de Troya, cuando se prometió la mano de Helena a París con el fin de ganar el concurso de belleza en el monte Ida. El rapto de Helena provocó la guerra.

Afrodita podía ser a la vez gratificante y vengativa. Ella inspiró en Eos (Aurora) un amor insuperable por Orión. Pero, reprendió a las mujeres de Lemnos por no adorarla enviando un olor insoportable, y finalmente obligó a las hijas del rey Cinyras de Paphos a entregarse a los extraños.

Las características de Afrodita han desconcertado a filósofos que, como Platón, hacen una distinción entre los dos aspectos de la diosa, uno de Urano “celestial”, como la diosa del amor puro, y otro Pandemian o “popular”, como la diosa que preside los amores ordinarios.

El equivalente romano de Afrodita era Venus.

Afrodita

Imagen: phoenician


Te Puede Interesar

Leave a Comment