¿Quién fue Quanah Parker? (parte 2)

Su abuela Parker no sabía de ningún curandero indio, por lo que en su desesperación buscó a una curandera mexicana, que utilizaba hierbas, oraciones, y magia; de inmediato comenzó los rituales para la sanación de Quanah.

Después de recuperarse en cuatro días, Quanah habló de regresar a su pueblo Comanche; pero antes de partir asistió a ceremonias de oración y sanación con la mujer que lo curó, y de este modo aprendió todo lo que debía saber sobre las poderes de la naturaleza y prometió solemnemente obedecer todas las reglas que ella y los hombres de su familia le habían enseñado.

Aunque Quanah se convertiría en el fundador de la religión peyote, trajo de vuelta a Oklahoma con él conocimientos extra, pues con sus parientes en Texas aprendió algo del negocio ganadero; así tenía conocimiento de las formas de vida del hombre indio y el blanco y lo puso a buen uso, a pesar de que algunos de los suyos le guardaba rencor por su media sangre diciendo que él no era un indio de verdad.

A principios de 1900, cuando se realizó una repartición de tierra, Quanah reclamó su propia asignación y asignaciones para cada una de sus ocho esposas, y también las de sus hijos.

En el centro de su imperio, Quanah construyó su “casa de las Galaxias”. En la enorme casa había una habitación grande que funcionaba como comedor comunal con largas mesas y bancos para acomodar a la familia e invitados. Cada mujer tenía su propio dormitorio, así como había dormitorios para los niños y niñas. Había actividades diarias y semanales programadas para cada miembro de la familia.

Quanah nunca dormía en la casa o bajo cualquier techo, y su dormitorio estaba al otro lado de la sala del comedor. En ella estaba la cama de bronce de su abuela (en la que había estado tan enfermo), una silla y una enorme imagen de si mismo en su vestimenta tribal. En la casa se realizaban las ceremonias del peyote casi todas las semanas.

Posts Relacionados :

Te Puede Interesar

Leave a Comment