¿Qué es el Universalismo? (parte 4)

El constante cuestionamiento hace principalmente dos cosas para el Universalista: clarifica su pensamiento ayudándole a conocer mediante la razón si trata con hechos, cosas conocidas a través del razonamiento y de la experiencia, o las emociones; y cómo interpretar las declaraciones de los demás.

Con esto en mente, el libre albedrío se puede discutir; el Universalismo no se pronuncia sobre si el individuo tiene libre albedrío o no. A través de la razón se determina que el universo está hecho de energía y de la materia que forma la realidad, algunos creen también que un elemento espiritual está implicado, y en esta realidad son múltiples las variables con las que el individuo interactúa libremente. Es así como el término libre albedrío deja de tener sentido, ya que es prácticamente imposible determinar cómo y por qué cada reacción se produce; por lo tanto, la única restricción de la reacción individual son las leyes de la naturaleza, y cuestionar la existencia del libre albedrío es postular la existencia de un espíritu, cosa que el Universalismo no hace. Así, la creencia de que una deidad mitológica dio a cada ser humano el libre albedrío se niega categóricamente.

El Universalismo es una realidad relativa, y la ciencia es la herramienta por la que se descifra. La metafísica no desempeña ningún papel en este descubrimiento, la única razón personal, intuición, experiencia y ambiente percibido son fuentes válidas que componen las creencias religiosas personales, y se consideran más válidas que las reclamaciones de las fuentes reveladas.

La incertidumbre que está destinada a liderar al Universalista es a la culminación de la vida, la muerte. El Universalismo dice que lo que ocurre después de la muerte no se puede conocer, no puede ser descubierto a través de la ciencia ser conocido por la razón. Proclamar que hay otra vida es tan inaceptable como declarar que no hay otra vida, pues ambas declaraciones se basan en creencias no probadas. La única certeza en relación al miedo colectivo de la muerte es que todos tenemos que esperar y ver. Pero, tal vez el miedo será más terapéutico que la disonancia cognitiva y nos motive para mejorar la vida terrenal de manera imprevista.

Tal vez los conceptos del Universalismo parezcan extraños, pero parecen indicar una posible nueva y positiva perspectiva del mundo, un mundo progresa través de la razón y de la ciencia en lugar del deterioro que causa la fe y la retórica, una tierra de abundancia donde muchos florecerán. El objetivo aparente del Universalismo es formar una sociedad global de librepensadores, respetando las opiniones individuales de cada uno, pero protegiéndolos así de las religiones e instituciones religiosas de base. El mundo ha de ser santificado por la razón, la ciencia y la experiencia individual.


Te Puede Interesar

Leave a Comment