¿Qué es el Universalismo? (parte 2)

Según el Universalismo la supervivencia del hombre depende del alejamiento de la fe, de una elección deliberada. Este concepto se produce a partir de la labor de los científicos evolucionistas Edward O. Wilson y Steven Pinker -quienes escriben acerca de la biología de la creencia- que señalan la religión no le da a la especie humana una opción en masa; asimismo, resaltan a -partir del material producido por los neurólogos sobre las funciones del cerebro- que el cerebro puede fomentar y reforzar una idea errónea de la realidad.

El Universalismo sostiene que la fe promueve la continuación de tales conceptos erróneos, pues la gente no elige su fe, sino que a menudo siguen ciegamente. La firmeza en la fe embota cuando no destruye la curiosidad, los fieles por temor a ver el mundo desarrollan una visión de túnel, que los lleva a una falta comprensión y compasión para las nuevas y diferentes ideas, y para las personas que las profesan.

Los Universalistas se pueden describir como los buscadores de lo desconocido. Es el sentido de que son parte de algo más grande de lo que ya se sabe que causa que abandonen lo cierto por lo incierto. Esta incertidumbre, el desafío de lo desconocido -el cuestionamiento continuo- es el corazón del Universalismo.

A través de los esfuerzos de cooperación y de exploración, los Universalistas buscan proporcionar un sentido de esperanza para el futuro. El Universalismo afirma el increíble poder de cada individuo, liberándolo de la fe ciega, el dogma rígido y la creencia irracional de que los poderes sobrenaturales interfieren en el mundo. Así, los Universalistas son libres de trabajar por un día mejor para sí mismos y la humanidad.

Esta valoración de la increíble potencia dentro de cada individuo es la base de la ética de los Universalistas. A pesar de que la moral individual es considerada como relativa, sin duda afecta el comportamiento ético; la ética que constituye este tipo de comportamiento se deriva de la razón y no de la revelación sobrenatural o dogma de la iglesia. Creen que los seres humanos son nobles por naturaleza y no tienen que sufrir la indignidad de la coerción y la amenaza de la condenación eterna.

Valorar el bienestar de la noble naturaleza humana es una razón importante para que los Universalistas no crean o participen en cualquier religión o filosofía basada en la fe y el dogma. La principal razón de la aversión hacia las religiones basadas en la fe es su degradación de la humanidad. Una vez más, la filosofía Universalista se refiere a que los seres humanos a través del uso de la razón son capaces de ejercer un comportamiento correcto. Se cree que a través de la razón y la búsqueda, y no por las órdenes de alguna deidad mitológica escrito en piedra, los seres humanos llegan a mostrar un comportamiento ético. Lo ideal es aprender de la experiencia.

Los Universalistas exhiben un comportamiento interno motivado y no externo. Este es el núcleo del movimiento Universalista.

El movimiento se basa en un concepto sociológico que dice que no puede haber libertad sin estructura. El Universalismo expresa esto como la libertad personal, que exige el respeto mutuo para la libertad de todos. El concepto de que la libertad requiere estructura puede parecer contradictorio, pero no lo es. Piénsalo de esta manera, en referencia al viejo dicho: “la casa de un hombre es su castillo”, lo cual es cierto siempre y cuando esa persona tenga el control, la capacidad de hacer lo que quiera en el hogar. Sin embargo, si alguien, por ejemplo un ladrón entra en la casa y ataca al ocupante entonces no es su castillo durante el tiempo que el ladrón tiene control. El hombre tiene la libertad siempre y cuando él tenga el control del entorno estructurado, pero una vez que pierde el control su libertad se ha ido.


Te Puede Interesar

Leave a Comment