¿Qué es el satanismo? (parte 2)

Muchos satanistas se sienten ofendidos por la reacción negativa dirigida hacia el satanismo por otras religiones. Sin embargo, se debe recordar que tal negatividad se basa en las creencias derivadas de la Biblia y del Corán en el que Satanás es el gran enemigo de Dios y la personificación del mal.

A los satanistas cuyo deseo de oponerse a lo que comúnmente se denomina “bueno” no les importa esta negatividad, más bien disfrutan de su recepción. Un buen ejemplo de esto es la misa negra, una parodia de la misa católica, que todavía es practicada por algunos grupos. Al parecer hay una gran variedad de satanistas, ya que hay una gran variedad o divisiones de los cristianos.

Es importante destacar que muchos satanistas no adoran a Satanás o Lucifer, como a la personificación del mal, sino a la fuerza del mal en sí que existe de forma natural en el mundo; pues se cree que esta fuerza mantiene al mundo en equilibrio.

Esta creencia está en completa oposición con el cristianismo y algunas tradiciones neo-paganas, pues si existe una fuerza del mal que es natural en el mundo, se elimina el argumento cristiano del bien contra el mal. Este concepto fuerza del mal natural, también está en contra de algunos grupos neo-paganos que hacen alarde de que en la naturaleza es todo bueno y está guiado por la diosa madre, un argumento atractivo hasta que ocurre un desastre natural.

La adoración o alabanza de esta fuerza del mal no se considera mala, ni es el uso de la misma. Esto coincide con la filosofía satanista, las Nueve Declaraciones Satánicas que establecen directrices para los miembros de la Iglesia de Satán, que es práctico, no dogmático. Esta filosofía enseña un amor realista de vivir la vida, y no una negación de la misma.

Las nueve declaraciones satánicas declaran lo que Satanás representa en forma de filosofía o directrices:

  • Auto-indulgencia, no la abstinencia.
  • Existencia vital en vez de quimeras espirituales.
  • Sabiduría sin mancha en lugar de hipercrítica o auto-engaño.
  • Bondad para los que la merecen en lugar de amor a los ingratos.
  • Venganza en vez de poner la otra mejilla.
  • Responsabilidad de los responsables en lugar de la preocupación por vampiros psíquicos.
  • El hombre es otro animal, a veces mejor y más a menudo peor que aquellos que caminan en cuatro patas, que, debido a su “desarrollo espiritual e intelectual divino” se ha convertido en el animal más vicioso de todos.
  • La práctica de todos los pecados se permite, ya que llevan a la integridad física, mental, y a la gratificación emocional.
  • Satanás es el mejor amigo que la Iglesia ha tenido, pues la ha mantenido en el negocio.

Acompañando a estos nueve estados o buenas características del satanista están los Nueve Pecados Satánicos:

  • Estupidez.
  • Pretenciosidad.
  • Solipsismo.
  • Autoengaño.
  • La conformidad del rebaño.
  • La falta de perspectiva.
  • El olvido de las ortodoxias pasadas.
  • El orgullo contraproducente.
  • La falta de estética.

Las Once Reglas Satánicas para vivir en la tierra es una especie de resumen del uso de las directrices. La mayoría podría pensar que sería diabólicas, pero, sorprendentemente, no lo son. Se refieren principalmente a que cada persona debe preocuparse de sus propios asuntos; por ejemplo, algunas de las reglas son:

  • No dar consejos u opiniones que no hayan sido pedidas.
  • No compartir tus problemas a menos que esté seguro de que a la otra persona le importe.
  • Mostrar respeto del otro.
  • No molestar a nadie, sobre todo en su hogar; si alguien te molesta en tu hogar o espacio, trátalo cruelmente y sin misericordia.
  • No hagas avances sexuales a menos que recibas la señal de apareamiento.
  • No tomes lo que no te pertenece a menos que sea una carga para otra persona y que pide a gritos ser relevado de ella.
  • Reconocer el poder de la magia si se ha empleado con éxito para obtener tus deseos, pues si se niega el poder de la magia después de haber tenido éxito, se perderá todo lo que has obtenido.
  • No te quejes de nada que no sea necesario.
  • No perjudicar a los niños.
  • No mates animales a menos que seas atacado o sirvan para tu comida.
  • Al caminar en un terreno abierto no molestes a nadie, y si alguien te molesta, pídele que pare y si no lo hace, destrúyelo.


Te Puede Interesar

Leave a Comment